martes 23 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Bob Menéndez no irá a reelección en Senado de EEUU

Washington, 21 mar (Prensa Latina) El legislador Bob Menéndez, acusado de corrupción y obstrucción a la justicia, anunció hoy que no se presentará a la reelección en las primarias del Partido Demócrata para su escaño en el Senado de Estados Unidos.

“No me presentaré para las primarias demócratas este junio. Tengo la esperanza de que mi exoneración se lleve a cabo este verano y me permita presentar mi candidatura como demócrata independiente en las elecciones generales”, expresó Menéndez en un video publicado en Internet.

El senador tenía la fecha límite del lunes 25 de marzo para presentar mil firmas para postularse como demócrata, pero si corriera como independiente, tiene hasta el día de las elecciones primarias, el venidero 4 de junio, para mostrar 800 rúbricas.

Menéndez tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados en el juicio por corrupción el 6 de mayo, y de ser absuelto, podría postularse como independiente para los comicios generales del 5 de noviembre y continuar recaudando dinero como candidato.

El pasado 7 de marzo el otrora presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado fue imputado de obstrucción a la justicia.

El senador demócrata por Nueva Jersey y su esposa Nadine Menéndez (que en algún momento pidió ser juzgada por separado) fueron imputados con 18 cargos, de acuerdo con los documentos judiciales.

Según la acusación, la pareja provocó que los abogados hicieran declaraciones falsas a fiscales federales en Nueva York sobre un Mercedes-Benz convertible y pagos de hipotecas que habrían sido fruto de sobornos de empresarios que buscaban los favores del senador.

“Robert Menéndez supuestamente acordó utilizar su posición oficial para beneficiar a Wael Hana, José Uribe, Fred Daibes y el Gobierno de Egipto a cambio de cientos de sobornos” para él y su esposa, los cuales incluían “lingotes de oro, efectivo, y un convertible de lujo”, subrayó entonces la acusación.

Menéndez, de 70 años, quien se declaró inocente de los cargos de corrupción y de actuar ilegalmente como agente de un gobierno extranjero, fue acusado en septiembre de aceptar dinero en efectivo, lingotes de oro y un auto Mercedes-Benz de lujo, a cambio de lucrativos favores políticos.

En enero de este año, el senador sumó otra raya a su lista delictiva, esta vez por tráfico de influencia, vinculado a un empresario de Nueva Jersey y un fondo de inversión de Qatar.

El demócrata ya había sobrevivido a un escándalo previo por actitudes corruptas, vinculadas a presuntos pagos por influencia política, pero el caso fue desestimado en 2018.

rgh/dfm

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA