sábado 20 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Las semillas de la calabaza como rubro significativo

Bruselas, 25 mar (Prensa Latina) Algunos productos que carecen hoy de apreciación en los mercados podrían atraer de forma significativa a los compradores, sobre todo a partir de sus beneficios médicos, como es el caso de la semilla de calabaza.

Este parecer lo sustentan en la actualidad algunos medios europeos, que apuntan a datos recogidos por analistas e investigadores, de acuerdo con una publicación del periódico El Universal de México que difundió un reciente artículo en Bruselas y ahora lo replican las publicaciones electrónicas.

La recomendación apunta a conciliar el sueño, dolores musculares y cansancio extremo, combatidos por la ingesta de las semillas de calabaza, también conocidas como pepitas.

La calabaza es un alimento accesible, puesto que la encontramos en el mercado todas las temporadas del año. Por lo general, desechamos sus semillas sin imaginar la cantidad de magnesio que poseen.

Y aunque este mineral tiene muchas funciones en el cuerpo, lo cierto es que hace mucho más por nuestra salud cardiovascular.

La calabaza es una hortaliza rica en fibra, hidratos de carbono, potasio, calcio, magnesio, vitamina A, C, E y betacaroteno, responsable del color naranja.

Al igual que la pulpa, sus semillas contienen ácidos grasos omega 3 y magnesio, mineral que previene enfermedades cardiovasculares, incrementa la producción de vasos sanguíneos y garantiza el funcionamiento de los músculos que recubren el corazón.

Por demás, un artículo de la revista Tua Saúde de Brasil enfatiza que las pepitas también disminuyen la presión arterial alta. Dicha condición ocasiona que el corazón bombee sangre contra las paredes de las arterias con mucha fuerza y a velocidad constante.

El problema es que la hipertensión incrementa la probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular, un ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, enfermedad renal o muerte prematura.

De igual manera, las semillas de calabaza contienen antioxidantes, es decir, tocoferoles, compuestos fenólicos y fitoquímicos que contrarrestan la oxidación generada por radicales libres, protegiendo las células cardíacas y con ello previniendo la formación de tumores.

Si bien podemos añadirlas en nuestras comidas, es preferible consumir las pepitas como snack o botana. Ello se debe a que la cantidad recomendada es de 30 gramos al día, equivalentes a una cucharada, indica Tua Saúde.

Además de proteger tu corazón, las semillas de calabaza son ricas en fibra y controlan el apetito, lo cual nos conduce a ingerir menos calorías y así favorecer la pérdida de peso de manera gradual. Algunos médicos incluso la recomiendan para proteger de los problemas de próstata en el caso de los hombres.

Para los deportistas, constituyen una fuente de proteína y al comerlas de manera frecuente podrán notar que la masa muscular incrementa, siempre y cuando realicen los ejercicios adecuados.

Finalmente, dado que aportan alrededor de 262 miligramos (mg) de magnesio, ingerirlas a la hora de la cena permitirá tener un sueño más profundo. Para dicho propósito, se acompañan con leche, plátanos (bananos) y frutos secos, de preferencia nueces y almendras.

Con todos estos beneficios es indudable que ocupen cada vez más un lugar más prominentes en los mercados de alimentos.

mem/rfc

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA