jueves 18 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Brasil-España empate amistoso 3-3 de un partido inamistoso

Madrid, 27 mar (Prensa Latina) Brasil dista mucho de ser aquel equipo del famoso jogo bonito que enamoraba, y España al menos intenta encontrar personalidad con un fútbol que hoy mejora.

Por Fausto Triana

Dos ideas para resumir las sensaciones que dejó el empate 3-3 amistoso de un partido en realidad inamistoso, con un culpable fundamental, el árbitro portugués Antonio Noble.

Además de manejar de forma irregular las tarjetas amarillas y de no imponer el orden para evitar faltas duras, pitó dos penaltis inexistentes favorables a España, ambos marcados por Rodri Hernández (12 y 87 minutos).

Luego dio el tercero en descuento a los 96, este indiscutible, para Brasil, después que el defensor Dani Carvajal agarró con una mano las piernas del delantero Galeno. Bien cobrado por Lucas Paquetá para la igualada 3-3.

Sin embargo, antes pasaron muchas cosas y todo el preámbulo de que fuese un duelo de balompié consagrado en la unidad en la lucha contra el racismo, se diluyó en la cancha del ultramoderno estadio Santiago Bernabéu, que cerró su techo ante la persistente lluvia.

Una misma piel era el lema que dominaría el cotejo partido, preparatorio para Brasil hacia la Copa América de Estados Unidos y de España con el horizonte en junio de la Eurocopa de Alemania.

Si bien el virtuoso delantero del Real Madrid Vinicius Junior recibió el espaldarazo abrumador de personalidades internacionales y medios de prensa, y una cerrada ovación a propósito de su enfrentamiento al racismo, ya en el terreno fue otra cosa.

Algunos chispazos intermitentes y ciertas protestas en su condición de capitán de Brasil, empañaron las expectativas.

El impetuoso atacante brasileño de apenas 23 años se derrumbó dos días antes en una rueda de prensa, en la cual rompió a llorar. Desde que llegó a España ha sufrido todo tipo de insultos racistas.

No fue la noche de Vinicius y sí la de dos jovencitos que van a dar mucho que hablar en el fútbol mundial. Por la parte española, Lamine Yamal (16 años), inspirador en el juego de la Roja, y de la canarinha, Endrick Felipe (17 años), autor de un gol apenas ingresar en el segundo tiempo.

Más allá, hubo faltas demasiado fuertes para un partido amistoso y protestas exacerbadas a raíz de los dos penaltis del árbitro portugués, que ante la ausencia del VAR, no podía ser corregido.

De España, como reconoció su entrenador Luis de la Fuente, se vieron aspectos bastante alentadores en el manejo del balón y profundidad. Pero le faltó contundencia para rematar un encuentro que dominó.

También le penalizaron errores defensivos. Especialmente el de Carvajal y otro, de bulto, del portero Unai Simón, que dio vida a Brasil al hacer un pase que fue a parar a las piernas de Rodrygo Goes, que convirtió en gol con una vaselina.

Acerca de la verdeamarella, mucho terreno que recorrer para recuperar su nivel. Claro que las ausencias fueron muchas, entre ellas de figuras como Casemiro, Richarlison, Marquinho o Ederson. Y a futuro, confiar en el regreso algún día de Neymar.

oda/ft

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA