domingo 21 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Primera santa argentina

Buenos Aires, 31 mar (Prensa Latina) La basílica de Nuestra Señora de La Piedad, en la Ciudad de Buenos Aires, guarda los restos de María Antonia de Paz y Figueroa, o Mama Antula, la primera santa argentina. Al templo, ubicado en el microcentro capitalino, acudieron los fieles católicos el 7 de marzo para celebrar la primera fiesta litúrgica tras su canonización por el papa Francisco, el 11 de febrero de este año.

María Antonia nació en 1730 en la provincia de Santiago del Estero, en el norte argentino, y murió en 1799 tras dedicar su vida a la evangelización y la difusión de las tradiciones y la prédica de los jesuitas.

Además, introdujo la veneración a San Cayetano, patrono del pan y del trabajo, a quien el 7 de agosto de cada año miles de personas le agradecen y piden por empleo, paz y alimentos.

Beatificada en 2016, Mama Antula fue la tercera persona nacida en Argentina en ser declarada santa y la primera mujer en tener ese título. A lo anterior, se añade que el proceso fue presidido por Francisco, el primer Papa de este país sudamericano y miembro de la orden de los jesuitas.

A la religiosa se le atribuyen milagros como la curación de la hermana Vanina Rosa y la recuperación de un hombre de un accidente cerebrovascular. Algunos la consideran una de las primeras feministas de esta nación pues se rebeló contra las normas patriarcales, se negó a casarse o convertirse en monja y decidió ser beata.

Recorrió el norte y centro de Argentina y se cree que caminó en total cerca de cuatro mil kilómetros para enseñar y difundir su fe. Fue incomprendida, insultada e incluso apedreada, pero con el tiempo se convirtió en una persona reconocida en la ciudad.

«Fue la pionera de la defensa de los derechos humanos porque se movilizó a favor de la gente, de los indios y mulatos, en una época en la que las clases sociales no se mezclaban y el esclavo no caminaba por la calle principal», como señala la biógrafa e investigadora Cintia Suárez.

Su canonización sirvió de motivo para que el presidente Javier Milei realizara su primer viaje oficial al Vaticano y se reuniera con el Sumo Pontífice, pese a haberlo ofendido durante la campaña electoral.

(Tomado de Orbe)

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA