sábado 20 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Atentado en Moscú, vinculado a ataques ucranianos en frontera

Moscú, 1 abr (Prensa Latina) El atentado terrorista en Crocus City Hall es "pariente" directo de los ataques con misiles y las incursiones de Ucrania en las regiones de Kursk y Bélgorod, afirmó hoy el Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia.

«El régimen de Kiev lleva mucho tiempo librando una guerra terrorista en toda regla contra la Federación de Rusia, como hablan abiertamente sus representantes” destaca el informe del ente de inteligencia.

Entre esos funcionarios la nota menciona al jefe de la Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania, Kirill Budánov, y al jefe del Servicio de Seguridad de Ucrania, Vasili Maliuk.

La víspera, la Cancillería rusa informó haber enviado a las autoridades ucranianas las exigencias para el arresto y la extradición de todas las personas involucradas en el ataque contra la sala de conciertos Crocus City Hall y otros atentados ocurridos en los últimos años.

El ministerio mencionó los asesinatos de los periodistas Daria Dúguina y Vladlén Tatarski, destacando que las investigaciones «indican que las huellas de todos estos crímenes conducen a Ucrania». Respecto a personas concretas, Rusia exigió extraditar a Maliuk, quien admitió que Kiev había organizado el bombardeo del puente de Kerch en Crimea en octubre de 2022.

El pasado 22 de marzo, un comando de hombres armados disparó contra una multitud reunida para un concierto de rock en el Crocus City Hall e incendió el recinto. Según los últimos datos oficiales, el ataque terrorista se saldó con 144 muertos, entre ellos niños, y más de 550 heridos.

Hasta ahora, fueron detenidos en Rusia 13 presuntos implicados, incluidos los cuatro atacantes que abrieron fuego en el Crocus City Hall, a nueve de ellos ya les fue dictada una medida cautelar en forma de prisión preventiva.

Además, fueron detenidas nueve personas en Tayikistán, sospechosas de tener vínculos con los autores del atentado.

El presidente Vladímir Putin, reconoció que el ataque fue obra de islamistas radicales, pero supuso que podría ser un eslabón en una cadena de operaciones que se llevan a cabo contra Rusia desde 2014 «con las manos del régimen neonazi de Kiev».

mem/gfa

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA