lunes 15 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Haití: alarmantes cifras de inseguridad alimentaria sin salida fácil (+Fotos)

Naciones Unidas, 1 abr (Prensa Latina) La ola de violencia en Haití mantiene hoy a casi cinco millones de haitianos en la inseguridad alimentaria mientras las pandillas controlan casi el 90 por ciento de la capital, cifras consideradas alarmantes para la ONU.

Por: Elizabeth Borrego Rodríguez

La escalada de las últimas semanas agrava el deterioro ya en desarrollo, impactado por el control de las bandas sobre rutas clave que conectan las zonas agrícolas del norte y el sur e interrumpe el suministro de bienes, incluidos alimentos.

Las agencias sobre el terreno estiman un crecimiento del 19 por ciento del número de niños con desnutrición aguda grave este año mientras casi la mitad de la población necesita algún tipo de asistencia alimentaria.

A juicio de la directora general del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Catherine Russell, la actual crisis de desnutrición es enteramente provocada por el hombre, con un impacto desproporcionado sobre los menores y las mujeres.

Entre otros aspectos, Naciones Unidas observa con preocupación las consecuencias de la violencia de las pandillas en el aumento de los precios y la baja producción agrícola, así como la agitación política, los disturbios civiles, la pobreza paralizante y los desastres naturales.

Las bandas armadas han amenazado directa e indirectamente la seguridad alimentaria de la nación, de acuerdo con el panel experto establecido por el Consejo de Seguridad de la ONU para el país, dejando a 1,64 millones de personas con niveles de emergencia de inseguridad alimentaria aguda.

Los resultados de la violencia en la actividad agrícola desencadenan crisis económicas, aumento de precios y exacerbación de la pobreza.

Las pandillas han interrumpido el suministro de alimentos, en ocasiones paralizando la economía, amenazando a la gente y montando barricadas generalizadas como una estrategia deliberada y eficaz para sofocar toda actividad económica, advierte la ONU.

Al mismo tiempo, bloquean rutas de transporte clave y aplican impuestos exorbitantes y no oficiales a los vehículos que intentan pasar entre la capital y las zonas agrícolas productivas.

Además, provocaron el desplazamiento interno de 362 mil personas en todo el país con mayores dificultades para alimentarse.

Solamente en las últimas semanas, cerca de 17 mil haitianos huyeron de Puerto Príncipe hacia zonas más seguras del país, dejando atrás sus medios de vida y reduciendo aún más su capacidad para comprar alimentos.

En ese escenario, la respuesta humanitaria de los organismos de la ONU se limita a la distribución de comidas calientes a las personas desplazadas, junto a otros alimentos y dinero en efectivo.

En marzo, el Programa Mundial de Alimentos llegó a más de 460 mil personas tanto en la capital como en todo el país a través de estos programas mientras que Unicef también proporción asistencia, agua, y alimentos a escolares.

Por su parte, la Oficina de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura brinda apoyo esencial para las próximas temporadas de siembra, incluidas transferencias de efectivo, semillas de hortalizas y herramientas para apoyar los medios de vida agrícolas.

Esa agencia mantiene su respaldo a las políticas agrícolas nacionales lideradas por Haití y la implementación de programas de desarrollo.

No obstante, a largo plazo la ONU considera vital reducir la dependencia de las importaciones de alimentos y vincular las respuestas humanitarias con acciones para promover la seguridad alimentaria en la nación caribeña.

Sin paz y una sociedad estable y segura, agrega la ONU, existen pocas posibilidades de que el país pueda reducir significativamente su dependencia de la ayuda externa y al mismo tiempo garantizar que los haitianos tengan suficiente para comer.

Con más preguntas que respuestas sobre la mesa, Naciones Unidas espera por el demorado despliegue de una misión multinacional para la seguridad y la consolidación de un gobierno de transición para terminar con el caos que no muestra ninguna salida fácil ni a corto plazo.

ro/ebr

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA