sábado 18 de mayo de 2024
Search
Close this search box.

Marita Koch, ¿la indoblegable? (+Foto)

La Habana, 15 abr (Prensa Latina) La velocista alemana Marita Koch mantiene hoy excepcional protagonismo en el atletismo universal, casi 40 años después de implantar récord mundial en 400 metros planos (47.60 segundos), imbatible aún para quienes lo han intentado.

Por Julio César Mejías

Tenía 28 años cuando corrió la vuelta al óvalo en el estadio olímpico de Canberra, la capital federal de Australia, sede de la cuarta Copa del Mundo.

Su entrenador y esposo, Wolfang Meier, y ella misma afirmaron previo a la lid estar en el pináculo de su carrera deportiva, lo cual demostró el 4 de octubre al ganar los 200 m con marca de 21.91 segundos, distancia en la que poseía el mejor registro universal (21.71).

La apoteosis llegó dos días después, al marcar los 47.60 segundos al término de los cuatro hectómetros, bien separada de la soviética Olga Vladykina-Bryzgina, quien también consiguió en esa carrera su tiempo más sobresaliente en toda su trayectoria deportiva (48.27).

Había mejorado en 39 centésimas el 47.99 logrado por la checoslovaca Jarmila Kratochvílová al coronarse en el primer campeonato mundial de Helsinki 1983.

Sospechas permanentes de dopaje parecieron ensombrecer las actuaciones de Koch y de las restantes atletas de la entonces República Democrática Alemana, algunas de las cuales, con evidentes daños palpables en su salud, demandaron posteriormente a expreparadores y médicos en acciones judiciales.

Pero, Koch ratificó siempre con vehemencia su juego limpio, comprobado entre 1983 y 1985, período en el cual fue sometida a varios controles que jamás arrojaron trampa alguna, además de que su estado físico hasta la actualidad demuestra que nada tiene que ver con las afecciones sufridas por otras compañeras de generación.

¿TALENTO EXCEPCIONAL? Koch irrumpió en la elite universal con apenas 20 años al ganar la presea de plata en la vuelta al óvalo en la primera Copa del Mundo (Dusseldorf 1977), detrás de la legendaria corredora polaca Irena Szewinska-Kirzenstein.

En la segunda edición de esas lides (Montreal 1979) obtuvo oro en 400 m y plata en 200 m, mientras que en la siguiente (Roma 1981) quedó segunda en la primera distancia, superada por Kratochvílová.

Sin embargo, su primer gran triunfo lo fue sin dudas la corona en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, seguido del oro mundial en 200 m en Helsinki 1983 (fue plata en 100 m detrás de Marlies Gohr, oro en el relevo 4×400 y no corrió los 400 m).

En 1978 impuso su primer récord universal al correr los 200 m en 22.06 segundos y así borrar los 22.21 conseguidos por Szewinska en 1974.

Ese propio año se adueñó del primado de los 400 m con crono de 49.19 segundos, mejor que el 49.29 de la propia velocista polaca cuando ganó oro olímpico en Montreal 1976.

Fue Koch la primera en bajar de los 22 segundos en 200 m (21.71 el 10 de junio de 1979) y de los 49 en los 400 m (48.94 el 31 de agosto de 1978), y en total estableció 16 récords al aire libre y 14 bajo techo.

Quienes más se le acercaron en los 400 m tras su retirada fueron la francesa Marie Josee Perec y la australiana Cathy Freeman con 48.25 y 48.63 segundos, respectivamente, cuando hicieron el uno-dos en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, además de la estadounidense Sanya Richards (48.70 en 2006).

Las mejores corredoras en activo tampoco han podido bajar de 48 segundos: la bahamesa Shaunae Miller-Uibo (48.37 en Doha 2019, doble monarca olímpica en Río 2016 y Tokio 2020), la estadounidense Sydney McLaughlin (48.74 en 2023) y la dominicana Marileidy Paulino, campeona mundial en Budapest 2023 tras detener el cronómetro en 48.76 segundos.

No pueden descartarse por su notable ascenso cualitativo a las neerlandesas Lieke Klaver y Femke Bol, esta última flamante recordista universal en pista cubierta, aunque al aire libre prefiere correr la vuelta al óvalo con vallas, también la prueba original de la norteña McLaughlin.

Curiosamente, quien más se acercó en los años recientes, la bahreiní Salwa Eid Naser, ganadora del Mundial de Doha 2019 con 48.14 segundos, ha desaparecido de competencias.

De momento, Marita Koch y su primado siguen siendo indoblegables.

/jcm

MINUTO A MINUTO
relacionadas
segundo-boletin-de-deportes-40
EDICIONES PRENSA LATINA
Copy link