lunes 20 de mayo de 2024
Search
Close this search box.

Recordar a García Márquez, emotivo homenaje en Madrid

Madrid, 17 abr (Prensa Latina) Sobre el elegante Palacio de Linares, hoy Casa de América de Madrid, transita el imaginario de personajes como Eréndira, Melquiades o el propio Simón Bolívar.

Por Fausto Triana

Lista sería casi interminable, porque para recordar a Gabriel García Márquez a 10 años de su desaparición física, no es difícil encontrarse con Un señor muy viejo con alas enormes, Ursula Iguarán o Aureliano Buendía de Cien años de soledad; y los infaltables Florentino Ariza y Fermina Daza de El amor en los tiempos del cólera.

Así fluyó la velada en una elegante sala Bolívar de Casa de América abarrotada de público, de espontáneos admiradores del Premio Nobel de Literatura colombiano, en un coloquio marcado por la sinceridad en los relatos de los escritores María Ospina y Jorge Volpi.

Categórico y visiblemente emocionado, Volpi, conocido escritor que dirige el Centro de Estudios Mexicanos UNAM-España, consideró que García Márquez es el autor literario más importante del mundo del siglo XX, en cualquier lengua y país.

Fue un clásico en vida, que lo sigue siendo en la actualidad, porque su obra nunca ha dejado de estar presente. Consiguió lo que pocos, mantener un perfil ideológico definido (de izquierdas) y ser respetado y admirado por todos, comentó Volpi.

María Ospina, escritora colombiana y profesora de cultura latinoamericana y escritura creativa en la Universidad de Wesleyan, destacó que al releer al creador de Crónica de una muerte anunciada o de 12 cuentos peregrinos, es como volver sobre los pasos de su genialidad.

Para mi generación fue una especie de educación emocional, sus personajes femeninos son de una riqueza extraordinaria con virtudes y defectos en un contexto machista, apuntó.

El Premio Nobel, además, le dio licencia para hablar de historia con la literatura, porque la historia colombiana está narrada por él antes que por cualquier otro narrador. García Márquez explicó en sus novelas que a través de la palabra y de la fantasía, y la invención, se aborda lo histórico’, acotó Ospina.

Personajes excéntricos y raros, viajeros, la visibilidad del cuerpo en la pobreza, lo visceral, lo erótico y ese empeño de “contar antes de que lleguen los historiadores”, como subraya en Los funerales de la Mamá Grande, fueron elogiados por Volpi y Ospina.

También, las frases imperecederas que dejó el Gabo en sus libros hasta su novela póstuma En agosto nos vemos, ponderadas por Alexandra Saavedra, investigadora y profesora en la Universidad Complutense, quien afirmó que El amor en los tiempos del cólera resiste todas las pruebas del tiempo.

Volpi agradeció que apreciar en perspectiva En agosto nos vemos, como novela que ‘no está acabada’, le permitió volver a deslumbrarse al sentir de nuevo el aliento del autor.

Y eso sí que es realismo mágico, que un escritor sea tan presente en tantas lecturas, eso no deja de ser muy notable, añadió el escritor mexicano.

María Ospina señaló, por su lado, que “de muchos modos nos enseñó a hablar de la historia desde lo latinoamericano, deslizó el espacio rural, la pobreza con un tono tan insoslayable que terminaba por ser aceptado”.

Eduardo Ávila Navarrete, embajador de Colombia en España, tuvo a su cargo la introducción del coloquio, al que también asistió Allen Sellers, embajador de Panamá.

mem/ft

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA
Copy link