lunes 27 de mayo de 2024
Search
Close this search box.

Pecos Bill en Guatemala

pecos-bill-en-guatemala
Ciudad de Guatemala, 21 abr (Prensa Latina) El anuncio de que se cerraría el restaurant Pecos Bill, ubicado desde hace más de siete décadas en una céntrica zona de la capital de Guatemala, conmocionó a muchos en esta tierra y hasta algunos salieron del lugar el último día de funcionamiento con los ojos llorosos.

A inicios de año comenzó a circular en redes sociales la noticia de que el emblemático rincón retro sería demolido, lo que avivó la nostalgia y agitó los recuerdos.

Un tejano llamado Bill Wright, quien llegó al país centroamericano a probar suerte, fundó el Pecos Bill (figura mítica representativa del vaquero estadounidense), al estilo de la década de 1950.

Según la literatura, en 1953 Wright lo vendió a Rodolfo Maza, y fue este personaje, junto a su familia, el impulsor de la magia del afamado restaurante, con su rótulo lumínico, piso blanco y negro, el rojo de los asientos y el ambiente de la época.

F ue la primera instalación que introdujo en la nación centroamericana el concepto del autoservicio, y convirtió la agradable experiencia de tomar un batido y disfrutar de una hamburguesa en un momento imperdible, fácil de concretar y lleno de sabor.

El sitio devino en un excelente escenario para la presentación de artistas nacionales y extranjeros en los años 60 y 70 del siglo pasado, además de ser punto de reunión después del desfile cívico por la Independencia cada 15 de septiembre y otras fechas notables.

Hay quienes coinciden en subrayar la atención impecable y su variado menú, desde opciones de desayuno hasta la selección de entradas, ensaladas, sopas, perros calientes, postres, y la famosa “Torito”.

En un emotivo comunicado de despedida, los dueños agradecieron a los clientes por haber sido parte de la historia de su negocio y los instaron a seguir visitando sus demás locales.

A su vez, los clientes destacaron el significado de encaminar un proyecto como este durante más de siete decenios, sobre todo en un país donde los empresarios enfrentan extorsiones, crisis económicas, guerras y hasta los efectos de los terremotos.

Pecos Bill —aseguran— cierra un capítulo y aunque el mundo y la ciudad cambien, siempre permanecen símbolos y huellas como las de aquellos antiguos meseros del referido restaurante, quienes servían los gustosos platillos montados sobre patines.

(Tomado de Orbe)

MINUTO A MINUTO
relacionadas
tayuyos-de-mayo
EDICIONES PRENSA LATINA
Copy link