martes 21 de mayo de 2024
Search
Close this search box.

Aprecian en Italia positivas perspectivas de crecimiento económico

Roma, 15 may (Prensa Latina) Las perspectivas de crecimiento económico de Italia para 2024 son moderadamente positivas, según apuntó hoy Francesco María Chelli, presidente del Instituto Nacional de Estadísticas (Istat).

De acuerdo con un comunicado del Istat, divulgado en su sitio oficial, en la presentación del Reporte Anual de ese organismo, efectuada a las 11:00 hora local en el Palacio de Montecitorio de esta capital, sede de la Cámara de Diputados, Chelli destacó que la economía italiana volvió a crecer a un ritmo mayor al promedio en la Unión Europea (UE).

El crecimiento, más rápido que el de Francia y Alemania, se logró en los últimos tres años gracias a que la dinámica del Producto Interno Bruto (PIB) estuvo sostenida sobre todo por la demanda interna, con un papel importante de las inversiones y una contribución relevante, aunque decreciente con el tiempo, de la construcción, apuntó.

Sin embargo, alertó que la evolución del marco macroeconómico internacional sigue siendo “muy incierta y condicionada por las tensiones geopolíticas en Europa y Medio Oriente”.

El experto detalló que a partir del segundo semestre de 2021, como las demás grandes economías europeas, Italia se enfrentó a la subida de los precios procedentes de las materias primas importadas, seguida a finales de 2022 por un rápido proceso de enfriamiento, que se intensificó en 2023.

El episodio inflacionario tuvo efectos diferenciados sobre las empresas y, en particular, sobre las familias, con salarios que no seguían el ritmo de la inflación, reduciendo el poder adquisitivo, especialmente de los sectores menos favorecidos de la población.

Los resultados de estos últimos años, según dijo, se produjeron tras dos décadas en las que la estructura de la economía italiana se adaptó, con dificultad, a los cambios en el contexto competitivo y al impacto de la transición digital.

Durante las últimas dos décadas, el país defendió su posicionamiento como país exportador, pero la competencia de las economías emergentes puso en crisis a una parte importante de las industrias en las que se basaba la especialización nacional, lo cual está cambiando paulatinamente.

Por otro lado, la lentitud en el desarrollo de actividades terciarias intensivas en conocimiento, así como en una débil dinámica de las exportaciones de servicios, se refleja en una mayor dependencia del exterior.

Como aspecto negativo refirió que, a pesar de mejoras en el mercado laboral, es elevado el número de personas ocupadas en condiciones de vulnerabilidad económica, y mientras en Italia de 2013 a 2023, el poder adquisitivo salarial disminuyó un 4,5 por ciento, en Francia y Alemania creció a tasas del 1,1 y del 5,7 por ciento, respectivamente.

Por otra parte, en este período, el crecimiento de la actividad económica y la productividad laboral fueron particularmente débiles, en comparación tanto con la experiencia histórica como con la de otras importantes economías europeas, destacó el presidente del Istat en su informe.

mem/ort

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA
Copy link