martes 18 de junio de 2024
Search
Close this search box.

Llamado presidencial a pacto de gobernabilidad genera dudas en Perú

Lima, 20 may (Prensa Latina) Un llamado a la gobernabilidad lanzado por la presidenta peruana, Dina Boluarte, con el obvio objetivo de cumplir su empeño de seguir gobernando, genera hoy escepticismo, por el contexto problemático que enfrenta la mandataria.

En un discurso por la promulgación de una ley sobre medicinas genéricas, la mandataria llamó ayer a “un pacto por el Perú, por la gobernabilidad y por la democracia”, según dijo.

Lo pidió a los sectores “alejados de las voces que dividen, que esperan que claudiquemos, que retrocedamos en este camino por la lucha por el progreso de la patria”, tácita alusión a los opositores que pidieron su vacancia (destitución) en el Parlamento, lo que rechazó la mayoría conservadora que apuntala al Gobierno.

La mandataria pareció alentada por ese resultado y por un pacto de gobernabilidad firmado (en una reunión sobre financiamiento de fondos para proyectos de desarrollo regional) por el Ejecutivo con los gobernadores de todas las regiones, entre los que sin embargo hay quienes plantean elecciones generales adelantadas.

Sobre el apoyo de la mayoría parlamentaria a Boluarte, el comentarista Fernando Vivas consultó con representantes de las fuerzas que integran esa mayoría y llegó a la conclusión de que no respaldan a la mandataria sino a la gobernabilidad como preservación del estado de cosas.

El secretario general del partido neoliberal Fuerza Popular (FP), Luis Galarreta, cuya bancada es la primera fuerza o la primera minoría del disperso y fraccionado Parlamento, dijo que FP prefiere esperar los resultados de las investigaciones a Boluarte.

Los votos de FP han sido claves para el rechazo de un total de cinco intentos de defenestrar a Boluarte, quien, ante los últimos, reiteró la intención de mantenerse en el cargo hasta julio de 2026, cuando fenece el mandato quinquenal que recibieron el presidente Pedro Castillo -cesado y preso- y ella como vicepresidenta.

El frente social parece ser una barrera infranqueable para Boluarte y sus llamados a la unidad en torno a su conducción, para la reactivación económica y la gestión gubernamental que, afirma, busca atender las graves necesidades económicas de la población.

La mandataria inició su mandato en diciembre de 2022 con grandes protestas, sobre todo en el sur del país, contra su ascenso a la Presidencia por sucesión constitucional y con la venia de las bancadas adversas a Castillo que dominan el Parlamento.

Boluarte ha caído en forma incesante en las encuestas, que el Gobierno considera un elemento no decisivo, y en la más reciente registra solo siete por ciento de aprobación y 88 por ciento de desaprobación.

Tal vez esas cifras pueden explicar el hecho de que, en días pasados, la mandataria visitó la región sureña de Arequipa bajo un fuerte despliegue de seguridad que incluyó su traslado en helicóptero del aeropuerto al lugar de una actividad oficial y su pronto retorno a Lima de igual manera, lejos de la población y de la prensa.

jha/mrs

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA
Copy link