martes 18 de junio de 2024
Search
Close this search box.

Piden contener comercio ilícito de alimentos en el mundo

Ginebra, 28 may (Prensa Latina) Ventas mundiales ilícitas de alimentos provocan pérdidas económicas para los comerciantes de 30 mil a 50 mil millones de dólares anuales, sin incluir los daños por tráfico de bebidas alcohólicas, indicó hoy la OMC.

Las actividades ilegales se extienden por todos los continentes y penetran en la mayoría de los sectores agroalimentarios, como el aceite de oliva, la miel, los aceites esenciales, los vinos y las bebidas espirituosas, afirmó la directora general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Ngozi Okonjo-Iweala.

Una nueva publicación del organismo, presentada este martes, puso de relieve varias estrategias para combatir el flagelo e insistió en la función que podría desempeñar la OMC.

Directivos empresariales, representantes de organizaciones internacionales y otros expertos participantes en el acto subrayaron la pertinencia de una respuesta global que combine medidas reglamentarias, aplicación de la ley, cooperación de la industria y educación de los consumidores.

A juicio de Ngozi Okonjo-Iweala, la discusión resulta importante dada la necesidad de lograr disciplina en el comercio internacional y prevenir la “ley de la selva”.

La igualdad de condiciones, señaló, debe extenderse a la eliminación de todas las formas de comercio ilegal y actividades fraudulentas, incluidos los alimentos de calidad inferior y los etiquetados falsamente, las mercancías falsificadas y los productos de contrabando.

En opinión de la funcionaria, los acuerdos de la OMC sobre Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, Obstáculos Técnicos al Comercio y Facilitación del Comercio pueden favorecer los flujos legales y servir como herramientas para frenar la falsificación de alimentos y bebidas.

Al respecto, la directora general de la “World Spirits Alliance”, Helen Medina, caracterizó la amenaza que enfrenta el sector de las bebidas espirituosas, pues una de cada cuatro botellas es objeto de comercio ilícito, principalmente mediante el contrabando, las actividades fraudulentas y la evasión fiscal.

Por su parte, la embajadora de Mauricio Usha Chandnee Dwarka-Canabady subrayó la relevancia del asunto desde la perspectiva nacional: Cuando importas alimentos para tu propio consumo y casi el 70 por ciento del abastecimiento depende de tales compras, «tienes el deber de asegurarte de que tu sistema vigente es infalible”, comentó.

Mientras, el embajador Chenggang Li expuso los esfuerzos específicos en las fronteras de China para combatir el comercio ilícito, incluida la lucha contra la infracción de marcas y la aplicación de un sistema gubernamental modernizado con vistas a controlar la seguridad de los alimentos importados.

También con el aprovechamiento de las redes sociales para mejorar la transparencia y la concientización pública.

rgh/mjm

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA
Copy link