lunes 4 de marzo de 2024
Search
Close this search box.

Analista de Bolivia ve sesgo político en calificadora de riesgo

La Paz, 8 feb (Prensa Latina) El analista económico Martín Moreira consideró hoy que primaron razones políticas en la calificación de “CCC” otorgada por Fitch Ratings a Bolivia sin tener en cuenta su crecimiento económico y los factores para la baja liquidez.

“Es inevitable preguntarnos qué criterios sigue Fitch Ratings para calificar a los diferentes países y cómo evalúa a Bolivia”, aseguró en entrevista concedida a Prensa Latina.

Reconocido como uno de los más consultados analistas sobre temas económicos en el país andino amazónico, Moreira criticó que Fitch Ratings ignoró un grupo de importantes indicadores.

“No consideran en nuestra calificación el crecimiento económico del país, los proyectos de exploración energética, la estabilización del mercado interno, ni que seamos el tercer país a escala regional con mayor crecimiento, así como que tengamos una baja inflación”, dijo a esta agencia de noticias.

El experto expresó seguridad en que esa calificadora con sede en Estados Unidos basó su decisión en motivos políticos.

“Desde mi punto de vista, es parte de un allanamiento de camino a la fuerza política boliviana El Búnker Tercera República, corriente de tendencia neoliberal que es el candidato de las empresas trasnacionales”, sostuvo.

Describió el experto que “sus integrantes son lo suficientemente radicales y liberalistas para ponerse en función de intereses trasnacionales”.

“El Búnker cumple con todos los requerimientos de las oligarquías trasnacionales, y creo que esta calificación negativa va por ese lado”, concluyó Moreira.

Al referirse al tema, el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, explicó que CCC es una calificación de grado de inversión bajísimo, que clasifica el incumplimiento de un emisor de moneda extranjera de largo plazo.

Sin embargo, aclaró que de ninguna manera Bolivia ha dejado de pagar el servicio de la deuda externa, aseguró el titular respecto a esta clasificación de incumplimiento de emisor en moneda extranjera de largo plazo.

Citado por una nota institucional de la cartera de Economía, el ministro sostuvo que esa calificación de riesgo “carece de un análisis en su verdadera dimensión de los resultados positivos alcanzados en la economía nacional y los esfuerzos realizados para hacer frente al adverso entorno internacional”.

Reafirmó Montenegro que Bolivia paga puntualmente su servicio de deuda externa.

Lamentó que Fitch Ratings no consideró los factores de baja liquidez, falta de pagos de Argentina y el bloqueo de créditos en la Asamblea Legislativa Plurinacional, donde están pendientes de aprobación más de 800 millones de dólares.

Precisó que “la deuda interna sumada a la deuda externa da 46 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), no 71”, como considera “la mala contabilización” de la calificadora.

Advirtió, asimismo, que “el problema de la deuda externa no es ningún tipo de óbice para que Bolivia pueda, digamos, entrar a los mercados internacionales de capitales”.

El reporte de la calificadora coloca las proyecciones de crecimiento para Bolivia en un rango pesimista, cuando en 2023 resaltó como la tercera economía con mayor crecimiento de Sudamérica.

Pese al contexto internacional desfavorable por la guerra de Ucrania y el incremento de los intereses en los países industrializados para mitigar la inflación, Bolivia logró un crecimiento positivo.

En contraste, otras naciones sudamericanas como Argentina, Uruguay, Chile y Perú registraron cifras negativas en su producto interno bruto (PIB) en el tercer trimestre de 2023, según la nota institucional.

De acuerdo con el Presupuesto General del Estado 2024, el país andino amazónico prevé un crecimiento del PIB cercano a 3,71 puntos porcentuales; una tasa de inflación del 3,60 por ciento, una inversión pública de cuatro mil 274 millones de dólares; un resultado fiscal de -7,80 unidades sobre 100, y todo eso con estabilidad en el tipo de cambio.

“Vamos a salir de este problema de liquidez, pero no es un problema de solvencia porque Bolivia tiene contratos de gas -consideró Montenegro-, tiene con Brasil, también los tiene con Argentina (…)”.

ro/jpm

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA