martes 16 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Escritor cubano Enrique Pérez Díaz: El premio para un eterno niño

La Habana, 19 feb (Prensa Latina) El escritor y editor cubano Enrique Pérez Díaz, quien ostenta hoy el Premio Nacional de Edición 2023 por la obra de toda la vida, posee en su “yo” interior al eterno niño que dedica tiempo a los más chicos de casa.

Con desbordada pasión conversó con Prensa Latina sobre el amor por la literatura infantil, cuyo goce en ese panorama se percibe en cada palabra, gestos de sobrada sencillez, además de preciarse de ser defensor absoluto del trabajo de redacción en una sala periodística, profesión de la cual se graduó en la Universidad de La Habana.

Y si hoy en día soy Premio Nacional de Edición de 2023 y tengo un largo trabajo como editor se lo debo, en gran medida, al periodismo, soy licenciado en esa especialidad y lo primero que empecé editando fueron boletines para Radio Liberación en el 78 cuando empecé a estudiar esta carrera, relató.

Cuando me gradué seguí colaborando porque me encantaba el universo aquel de la radio, salir con periodistas, hacer los reportes, andar con las grabadoras, agregó.

Pérez Díaz fue fundador, además, de Tribuna de La Habana, publicación en la cual comenzó a colaborar en la página de cultura. Luego en 1982,, al egresar del centro de altos estudios lo ubicaron en la Agencia de Información Nacional (AIN), hoy Agencia Cubana de Noticias.

Creo que la mejor carrera de periodismo que estudié fue en la AIN, precisó, pues quien trabaja en agencia conoce la enorme versatilidad adquirida con cada una de las estructuras enseñadas allí: lo mismo estás haciendo un lead, o una nota informativa completa o esta en pirámide invertida, contó a Prensa Latina.

Un buen día entonces te das cuenta de que eso te sirve para la escritura porque son herramientas narrativas universales, las cuales de una u otra manera te enriquecen, expresó.

La edición me ha forjado un camino, te das cuenta de que siempre hay público para todo tipo de libro, empiezas a crear espacio como editor para quienes deseen publicar, por eso creo haberme adentrado en un trabajo de privilegio, porque cuando alguien nos da un manuscrito eso demuestra una enorme confianza en uno, comentó.

Hay dos tipos de editores, apuntó Pérez Díaz: uno es aquel quien puede estar en una editorial y asume los libros que le confían para mejorarlos o reelaborarlos, revisarlos y corregirlos.

El otro es el que se pasa todo el tiempo leyendo lo que escriben los demás, sin publicar de momento, sin embargo, eso le da un “know-how” o conocimiento fundamental de todo cuánto acontece en el mundo literario y, en mi caso, es una especialidad, la cual me llevó a los textos para los más jóvenes, explicó.

Tanto es su apego por la escritura para pequeños y adolescentes, que este poeta y narrador con su proyecto investigativo “El Nobel de las letras para niños” fue seleccionado en 1998 para desarrollarlo a través de una beca de la Internationale Jugendbibliothek (Biblioteca Internacional de la Juventud) de Münich, Alemania.

Durante años he trabajado un poco a “lo Wolf Rider”, como el fantasma del editor para muchas editoriales, recomendando libros, autores, formando colecciones, diseñando el perfil de estas, contribuyendo con las ofertas de catálogo para que esas compilaciones tengan un sello y encuentren un público, y es una labor la cual me gusta mucho, declaró.

Esta es una tarea que me gusta tanto como corregir, porque lo de la corrección se convierte en un vicio, agregó.

Su labor en las llamadas bellas letras lo llevó a obtener múltiples galardones, pero entre los que mayor ilusión le han dado está su participación como jurado internacional del premio Hans Christian Andersen, considerado el Nobel de la literatura infantil, cuyo nombramiento le fue concedido en 2014.

Para cualquiera conseguir un reconocimiento es algo inesperado, y para mí también lo fue; uno no trabaja para recibirlo y este que se me otorgó tiene una doble envergadura, manifestó el crítico e investigador literario.

Fue miembro del Comité Cubano de la Organización Internacional para el Libro Juvenil.

Coautor del capítulo de la literatura infantil cubana para “La nueva historia de la Literatura cubana desde 1959 hasta 1989”, Pérez Díaz escribió un ejemplar referido al tema en América Latina y el Caribe para la Enciclopedya Routledge of Children Literature, de Inglaterra.

mem/dpm

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA