jueves 18 de abril de 2024
Search
Close this search box.

La huella francesa en villa patrimonial de Cuba

Sancti Spíritus, Cuba, 22 feb (Prensa Latina) Otrora a esta ciudad central de Cuba arribaron inmigrantes de diversas nacionalidades, entre ellos franceses de cuya huella son referencia hoy los inmuebles donde residieron.

En la calle Céspedes No.52 (antes San Rafael No.21) se alza una vivienda, con ventanales de madera y un singular alero, que acoge a la filial provincial de la Sociedad Cultural José Martí (SCJM).

Fue construida en 1749 para don Pedro Peiret del Rey, originario de Morlac, Francia, casado un año antes con Catalina Companioni, hija de un coterráneo, en la Iglesia Parroquial Mayor, Monumento Nacional y una de las tres joyas arquitectónicas de la urbe.

La familia vivió en ella por más de un siglo, después el inmueble pasó a otras manos y luego tuvo diferentes usos hasta que en 2004 empezó a radicar allí la sede de la SCJM, la cual lleva el nombre del Héroe Nacional cubano José Martí.

«En el siglo XVIII ocurrieron importantes sucesos en nuestra villa (…) En específico cabe mencionar la entrada a la villa de varios franceses que se asentaron en ella definitivamente, como don Pedro Peiret del Rey y don Miguel Companioni (…)”

“El matrimonio mandó a edificar su casa en la esquina de San Rafael y el Callejón del Cuartel o de la Carnicería.”

Así consta en el libro Nuevos apuntes sobre las construcciones espirituanas, de María Antonieta Jiménez, Historiadora de la Ciudad, y Javier León Valdés.

El citado volumen recibió Mención Especial en el XIII Salón Nacional de Arquitectura y Urbanismo, efectuado en 2021.

En declaraciones a Prensa Latina, la Historiadora de la Ciudad explicó que este texto cuenta con apoyo fotográfico y requirió de varios años de investigación.

Edificaciones con alto valor patrimonial sobresalen en esta urbe fundada el 4 de junio de 1514 y figuran en las páginas del citado libro, publicado por la editorial espirituana Luminaria, indicó.

Oculta tras la pintura aplicada en 1993, en el tirante principal del techo de la sala de dicha vivienda está la siguiente inscripción: ″Esta casa de Pedro Peiret y Catalina Companioni construida el 23 de septiembre de 1749. Jesús, María y José que están con mi alma”.

Nuevos apuntes sobre las construcciones espirituanas detalla que la casa situada en Padre Quintero No.32 (San Miguel No.9) en 1894 era propiedad del mecánico francés Alfredo Stiefel Weiss.

Asimismo, a Trinidad de Cuba, declarada en 1988 por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad, arribó un día un francés que sería recordado por obras tan emblemáticas como las campanas y una pérgola que aún perduran a pesar del paso del implacable tiempo.

Fueron fundidas hacia 1819 pesadas campanas en el taller ubicado en la calle Alameda No. 45 (actual 69), por José Giroud, maestro herrero y fundidor nacido en Ferney-Voltaire, Francia, el 30 de abril de 1781.

De acuerdo con datos consultados, se considera que unos ocho mil 350 franceses emigraron entre 1790 y 1809 a Cuba, cuya mayor parte se asentó en la zona oriental del país.

Fundada por Diego Velázquez de Cuéllar, Sancti Spíritus, la cuarta de las siete primeras villas establecidas en Cuba por los españoles, cumplirá el 4 de junio próximo 510 años. Su hermana Trinidad festejó igual edad en enero último.

lam/mpg

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA