domingo 14 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Piden al mundo en cita G20 en Brasil asumir nueva globalización

Brasilia, 28 feb (Prensa Latina) El ministro de Finanzas de Brasil, Fernando Haddad, propuso hoy que el mundo asuma los desafíos de una nueva globalización y adopte medidas para el desarrollo sostenible, la reducción de la desigualdad y la resolución de conflictos.

Haddad hizo tal formulación en Sao Paulo, en la apertura de una reunión de los ministros de Finanzas de los países integrantes del G20, grupo de las 19 mayores economías del mundo más la Unión Europea y la Unión Africana.

En el evento, el funcionario, quien se encuentra en recuperación tras haber sido diagnosticado con Covid-19, también defendió una propuesta de impuestos a los súper ricos.

«Mientras la hiperfinanciarización (influencia de intermediarios financieros y tecnologías) continuó a un ritmo acelerado, un complejo sistema offshore (ultramar) fue estructurado para ofrecer formas cada vez más elaboradas de evasión tributaria a los súper ricos», señaló Haddad.

Al abrir el panel titulado El papel político-económico en el abordaje de las desigualdades: experiencias nacionales y cooperación internacional, refirió que, estas tendencias, «culminaron en la crisis financiera de 2008, exponiendo claramente las limitaciones de aquella forma de globalización».

Reconociendo los avances logrados en la última década, «necesitamos admitir que aún necesitamos hacer que los multimillonarios del mundo paguen su justa contribución en impuestos», prosiguió.

Además de buscar avanzar en las negociaciones en curso en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, y en Naciones Unidas, «creemos que una fiscalización mínima global sobre la riqueza podría constituir un tercer pilar para la cooperación tributaria internacional», indicó.

En su discurso, Haddad aseguró que el mundo luchó para redefinir los contornos de una nueva globalización y la crisis climática ganó fuerza, convirtiéndose en una verdadera emergencia.

«Los países más pobres deben soportar costos ambientales y económicos crecientes, mientras ven sus exportaciones amenazadas por una creciente ola proteccionista, así como una parte significativa de sus ingresos comprometidos por el servicio de la deuda, en un escenario de alto interés post-pandemia (Covid-19)», alertó.

Para Haddad, no hay ganadores en la actual crisis de la globalización.

Aunque los países más pobres pagan un precio proporcionalmente más alto, sería una ilusión pensar que los ricos pueden dar la espalda al mundo y enfocarse solo en soluciones nacionales, apuntó.

«En un mundo en el que el trabajo y el capital son cada vez más móviles, la pobreza y la desigualdad tienen que ser enfrentados como desafíos globales, bajo la amenaza de la ampliación de las crisis humanitarias e inmigratorias», subrayó.

ro/ocs

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA