viernes 12 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Jefes máximos de las policías chilenas bajo la lupa de la justicia

Santiago de Chile, 15 mar (Prensa Latina) En un hecho sin precedentes, los dos máximos responsables de las policías de Chile están hoy bajo investigación, uno por vínculos con un caso de corrupción y el otro por violaciones de los derechos humanos.

Este viernes la Fiscalía Oriente ordenó el allanamiento del domicilio y la oficina del director general de la Policía de Investigaciones (PDI), Sergio Muñoz, como parte de las pesquisas por el escándalo conocido como Caso Audios.

En noviembre pasado fueron filtradas grabaciones del abogado Luis Hermosilla donde se hablaba de posibles sobornos a funcionarios del Servicio de Impuestos Internos y de la Comisión para el Mercado Financiero para obtener información privilegiada.

Pericias realizadas al celular de Hermosilla arrojaron datos sobre hechos constitutivos de delitos que involucran directamente al director de la PDI, razón por la cual la Fiscalía Oriente solicitó formalizarlo el próximo martes.

Con casi 40 años de carrera, Muñoz asumió el cargo en 2021 durante el segundo mandato del expresidente Sebastián Piñera (2018-2022).

Interrogada sobre el tema, la ministra del Interior, Carolina Tohá, afirmó que la fiscal encargada del caso declaró secreta la investigación y por eso no se pueden esperar muchos detalles.

“Como Gobierno nos preocupa. Respetamos el trabajo de la Fiscalía, es un órgano autónomo, creemos que es muy importante que esta investigación se lleve adelante para esclarecer plenamente cualquier acusación y se actúe en consecuencia en el marco de la ley”, expresó Tohá.

El caso se suma al del actual director general de Carabineros, Ricardo Yáñez, señalado por violaciones al derecho humanitario durante el estallido social de octubre de 2019.

La Fiscalía Regional Centro Norte, a cargo de Xavier Armendáriz, pidió formalizar al oficial por el delito de omisión “de apremios ilegítimos con resultado de lesiones graves y homicidio” ocurridos durante la protesta que dejó más de 30 muertos y miles de heridos, entre ellos 460 con daños oculares.

Interrogado hoy sobre el tema, el presidente del Partido Comunista de Chile, Lautaro Carmona, afirmó que estos casos ponen en una situación muy seria a quienes dirigen las policías.

Además llamó a la reflexión y a tomar medidas para garantizar la absoluta confianza en instituciones clave en la batalla contra el crimen organizado.

rgh/car

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA