miércoles 24 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Comienza revisión de bancos centrales europeos

Berlín, 22 mar (Prensa Latina) Los principales bancos centrales europeos comienzan hoy una revisión de sus políticas monetarias, sobre todo en cuanto al tema de las tasas de interés.

Dichas casas financieras del viejo continente están a punto de revertir una serie récord de subidas de las tasas de interés, pero el camino de bajada será muy diferente al de subida.

Los mercados examinan la probabilidad de que los bancos de ambos lados del Atlántico se muevan en incrementos mínimos y con pausas, pues temen que un desempleo muy bajo pueda reavivar unas tasas de inflación sobre sus objetivos.

Además, las tasas de interés tocarán un fondo mucho más alto que los mínimos históricos de la última década, y los grandes cambios en la estructura de la economía mundial podrían encarecer el costo de los préstamos en los próximos años.

Los bancos centrales empezaron a subir las tasas a partir de finales de 2021, cuando las restricciones de la oferta tras la pandemia de la Covid-19, y el aumento de los precios de la energía a raíz de la guerra en Ucrania provocaron alzas de precios anuales de dos dígitos en gran parte del mundo.

Esta respuesta aparentemente sincronizada controló los precios y la inflación se situará este año justo por encima o ya en el objetivo, el dos por ciento para la mayoría de las grandes economías.

De hecho, el Banco Nacional de Suiza se convirtió el jueves en el primer gran banco central en relajar su política monetaria, con un sorprendente recorte de 25 puntos básicos de su tasa de interés, dado que la inflación ya se sitúa en el rango objetivo del cero al dos por ciento.

La medida también pone fin a las especulaciones de los inversores de que los responsables de la política monetaria dudarían en actuar antes que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, ya que cualquier recorte debilitaría la moneda e impulsaría la inflación importada.

El Banco Central Europeo (BCE) sería el próximo en junio, después de las incesantes referencias a esa reunión.

La Reserva Federal y el Banco de Inglaterra insinuaron que podrían ser los siguientes, pero mantienen un tono lo suficientemente vago como para que sea en junio o julio, siempre que los datos no alteren los planes.

Aún así, los inversores esperan que la Fed, el BCE y el Banco de Inglaterra solo recorten 75 puntos básicos cada uno de aquí a finales de año, en tres movimientos de 25 puntos básicos, cambios minúsculos comparados con las subidas de tasas de 2022, cuando a veces aumentaban las tasas en esa cantidad en una sola reunión.

Los precios de los futuros también sugieren recortes en solo tres de las cinco reuniones que cada uno de ellos celebrará entre junio y finales de año, por lo que también se prevén pausas.

Sin duda, estos bancos no son los primeros en bajar las tasas. Algunas economías de mercado emergentes, como Brasil, México, Hungría y la República Checa, ya las recortaron, pero los mercados financieros siguen el ejemplo de los principales bancos centrales, por lo que su influencia en los instrumentos financieros está sobredimensionada.

mem/rfc

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA