sábado 18 de mayo de 2024
Search
Close this search box.

Venezuela: Fascismo de los apellidos dirigió asedio Embajada de Cuba

Caracas, 12 abr (Prensa Latina) El presidente Nicolás Maduro afirmó hoy que hace 22 años el fascismo de los apellidos dirigió el asedio a la Embajada de Cuba en Venezuela y el golpe de Estado contra el comandante Hugo Chávez (1954-2013).

En mensaje en su cuenta x, el gobernante denunció que son los mismos que piden sanciones y siempre han atentado contra el pueblo venezolano.

“¡Basta de cinismo! ¡Viva el pueblo libre y consciente de la Patria!”, exclamó.

En un acto este viernes en la sede de la Embajada de Cuba en Caracas, amigos de la solidaridad y autoridades de la Asamblea Nacional, entre otros, recordaron aquellos trágicos días del 11, 12 y 13 de abril cuando intentaron concretar un golpe de Estado contra Chávez.

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional Pedro Infante afirmó que quienes intentaron penetrar a la embajada cubana se encontraron con la resistencia heroica de los hermanos de Cuba, y trasmitió el reconocimiento por la dignidad y firme posición.

Jesús Farías, diputado, destacó que los cubanos dan la pelea en Cuba, y como lo han demostrado de “una manera brillante en todo el mundo”, donde haya necesidad de luchar por la justicia, por la libertad y por la profunda solidaridad con los pueblos del mundo.

Remarcó que por aquellos días la legación diplomática de la isla se convirtió en “una trinchera de lucha y de batalla dura” que se dio por varios días en términos muy intensos.

Aquí hubo un epicentro, un epicentro de la resistencia, un epicentro de la dignidad, remarcó.

El 12 de abril de 2002 en el contexto del golpe de Estado contra el presidente Chávez, grupos de contrarrevolucionarios de origen cubano y seguidores de partidos de derecha venezolanos, asediaron por 36 horas la sede diplomática de la isla.

Los fascistas, amparados por la impunidad y confabulación del gobierno de Baruta, arremetieron con saña contra la legación al dejarla sin energía eléctrica, agua y destrozar los vehículos oficiales aparcados en su exterior, además de amenazar y lanzar todo tipo de improperios contra los funcionarios cubanos.

El retorno de Chávez al poder -tras su secuestro por militares desleales, que contó con la complicidad del sector empresarial, sindicatos de la oposición, la iglesia católica y los medios de comunicación privados- puso fin a ese triste capítulo en el que el odio y el fascismo adquirieron rostro humano.

lam/jcd

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA