viernes 19 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Al filo de los Oscar 2024: Past Lives y el pulso actoral coreano

Los Ángeles, 2 feb (Prensa Latina) El mercado audiovisual surcoreano, tanto como el K-pop, despuntaron en el área internacional desde hace varios años y no escapan del universo de Hollywood, llevando hoy sus películas a ser nominadas al codiciado Oscar.

Aunque “Vidas pasadas” (Past Lives) -filme que nos ocupa- es totalmente un largometraje estadounidense, gran parte de su equipo de realización es surcoreano, incluyendo su directora y guionista Celine Song (1988) quien incursiona con esta ópera prima en la complejidad de las relaciones amorosas divididas por el tiempo y la distancia.

Protagonizada por Greta Lee, Teo Yoo y John Magaro, la cinta sigue a dos amigos de la infancia a lo largo de 24 años mientras contemplan la naturaleza de su relación a medida que se separan y viven vidas diferentes. La trama es semi-autobiográfica y está inspirada en hechos reales sobre Song.

En un reportaje, la cineasta narró que cuando estaba en un bar de New York con su esposo, quien es norteamericano, y un amigo, el cual los visitaba desde su país natal, al hacer de traductora entre ambos percibió la manera de crear un puente entre dos vidas distintas dentro de la suya.

La producción, dividida en tres partes, tiene una primera de 10 minutos transcurrida en Seúl, en la cual se narra la amistad casi al borde del noviazgo entre una niña llamada NA (luego NORA) y un niño de nombre HAE SUNG, ambos de 12 años.

Dicha relación termina abruptamente cuando los padres de NA deciden irse a vivir a Toronto, Canadá, para buscar mejores posibilidades en la actividad artística.

La segunda parte, de alrededor de 30 minutos, relata sobre estos dos seres, ahora con 24 años, quienes vuelven a conversar a través de internet. Nora vive en Nueva York y Hae sigue en su país, pero la sigue buscando y la extraña.

Con el tiempo dejan de hablarse porque ella se casa con un estadounidense y él toma otro camino.

Finalmente, en la tercera parte, ambos tienen 36 años y vuelven a encontrarse físicamente en Nueva York adonde Hae va de vacaciones; es aquí cuando Nora toma la audaz decisión de juntar al amor de su infancia y al de adultez, a quien nunca le ocultó nada de su vida pasada.

En este segmento final, la directora muestra claramente las diferencias culturales y temporales entre ambos, las cuales responden a sus dos existencias.

Song filmó en su debut como si tuviera varios años de experiencia, pues evitó caer en el repertorio de lugares comunes de las relaciones entre tres, y en ningún momento hay una división entre buenos y malos en los tres personajes.

De esta forma, la realizadora construye, de menor a mayor, una excelente película, con grandes escenas, diálogos ingeniosos, buena música, imágenes y, según la crítica y los espectadores, una gran actuación de Greta Lee (Nora adulta) en una obra para ver más de una vez.

Según los números en estadísticas, el filme promete conquistar a la audiencia y a la crítica, por tanto, mucho da en estos momentos de qué hablar, luego de su paso por varios festivales internacionales de corte competitivo.

“Vidas pasadas” fue una de las grandes sorpresas del Festival de Sundance, recientemente finalizado (28 de enero), un largometraje producido por la compañía A24 el cual, tras hacer su aparición en diversos eventos, solo ha recibido aclamaciones y aplausos unánimes. También se proyectó en la Berlinale 2023.

Aparece la crítica también de muchos medios, como The Film Stage, el cual detalló que el largometraje examina una experiencia universal con aguda especificidad cultural. Es cálida y paciente, y culmina en un final “silenciosamente” poderoso y reflexivo. Muy al estilo del cine del país natal de esta cineasta.

Algunos especialistas, incluso, adelantaron sus pronósticos y mencionaron que están frente a uno de los mejores filmes del año 2023, nominada el pasado 23 de enero en los apartados de Mejor película y Mejor guion original.

Y mire que en ambas clasificaciones tendrá dura la competencia, porque se trata de pugnar por el Oscar con obras, como “Oppenheimer” y “Pobres criaturas” -en el caso de la primera categoría- o “Los que se quedan”, en ambas, pero esperemos para próximas ediciones de este y otros prestigiosos lauros en Hollywood continúen teniendo en cuenta este tipo de tratamiento a las relaciones de pareja.

mem/dpm

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA