sábado 18 de mayo de 2024
Search
Close this search box.

Oposición trinitense urge remoción de autoridades sanitarias

Puerto España, 20 abr (Prensa Latina) La oposición de Trinidad y Tobago exige hoy al Gobierno sacar de sus puestos al ministro de Salud, Terrence Deyalsingh, y a otras autoridades del sector tras la muerte de 11 bebés en un hospital del país.

Kamla Persad-Bissessar, líder del partido Congreso Nacional Unido, pidió también la remoción de la junta directiva del Hospital General de Puerto España, tras deplorar el suceso y calificarlo como el más horrendo que golpea el sistema de salud pública en años recientes.

“Esto es un pecado imperdonable y apunta a una negligecia seria y posiblemente criminal”, dijo a periodistas.

Criticó el mal manejo del sistema sanitario bajo la gestión del primer ministro, Keith Rowley, y habló sobre un deterioro en la atención médica que en muchos casos conllevó al deceso de pacientes con posibilidades de sanación.

Persad-Bissessar también llamó a responder a los familiares de los niños fallecidos, también brindarles gratuitamente apoyo emocional e indemnizarlos en el corto plazo.

Los recién nacidos murieron este mes en la unidad pediátrica de cuidados intensivos del Hospital General de Puerto España y las pruebas de laboratorio confirmaron en ellos una fuerte infección causada por las bacterias Klebsiella, Enterobacter y Serratia.

Según indicaron las autoridades sanitarias del país, los infantes recibieron alta dosis de antibióticos y las terapias más avanzadas, pero no surtieron efecto.

Si bien afirmaron que los médicos mantuvieron a los padres debidamente informados, éstos aseguran que les ocultaron la verdadera causa de la muerte y presentaron una demanda judicial por negligencia y porque todos los niños estaban sanos.

Incluso, los progenitores manifestaron preocupación porque siguen sin tener acceso a los expedientes médicos de las madres y los hijos, denunciaron burocracia y urgieron a entregar esos documentos a más tardar esta semana.

La situación desató un escándalo en Trinidad y Tobago, ocupa los titulares de los principales de prensa, el ministro de Salud rindió cuentas al respecto ante el Parlamento y de momento sacaron del cargo al jefe del sector en la localidad donde radica el hospital.

El primer minsitro Rowley dijo que su gobierno investigará con profundidad el suceso y prometió que “no quedará una piedra por levantar” mientras se desarrolla la pesquisa.

Pidió paciencia a la población y también esperar por los resultados del estudio independiente de la Organización Panamericana de la Salud.

mem/ymr

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA