Prensa Latina, La Agencia

lunes 15 de julio de 2024
Search
Close this search box.

Nacionalización de electricidad en México degradada por dos ministros

Por Teodoro Rentería Arróyave* Ciudad de México, 2 feb (Prensa Latina) En verdad que no se miden algunos ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, proclives a la derecha más depredadora y sobre todo extranjera.

Con el voto de calidad del presidente de la Segunda Sala, Alberto Pérez-Dayán, se aprobó el recurso de amparo de seis empresas privadas contra la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), que solo daba preferencia a la Comisión Federal de Electricidad, organismo del sector público.

Dos ministros votaron a favor de un amparo que argumentaba que la reforma a la LIE tenía efectos negativos en el medio ambiente y la declararon inconstitucional sobre otros dos que votaron en contra.

Todo fue porque en su calidad de ministro presidente, Pérez Dayán, con el voto de calidad que le asiste, falló a favor del amparo interpuesto por las empresas privadas. Esto lo logró con el apoyo del ministro Luis María Aguilar Morales y en contra de los votos de las ministras Lenia Batres Guadarrama y Yasnmín Esquivel Mossa

La reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, fue una iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador diseñada no para excluir, como algunos comentaristas aseguran, a los inversionistas privados en el sector, únicamente justifica la preponderancia de la Comisión Federal de Electricidad.

Como lo he comentado en varias ocasiones, cuando era un joven reportero estuve presente en la concentración en el Zócalo capitalino, exacto cuando el gran presidente Adolfo López Mateos, dio a conocer su decisión patriótica de nacionalizar la Industria eléctrica del país.

Lo hizo ante la depredación que infligían al pueblo de México dos empresas extranjeras con sus altas tarifas y la nula expansión en el país del sistema eléctrico,

Aún se me enchina la piel al recordar ese 27 de septiembre de 1960, al escuchar al presidente que se dirigía a todo el país desde el balcón central de Palacio Nacional con estas palabras que, deberían ser grabadas en letras de oro:

«Pueblo de México: Les devuelvo la energía eléctrica, que es de la exclusiva propiedad de la nación, pero no se confíen porque en años futuros algunos malos mexicanos identificados con las peores causas del país intentarán por medios sutiles entregar de nuevo el petróleo y nuestros recursos a los inversionistas extranjeros», dijo.

«Ni un paso atrás, fue la consigna de don Lázaro Cárdenas del Río, al nacionalizar nuestro petróleo», añadió.

La reforma solo limitaba la participación del sector privado para garantizar una posición preponderante en el mercado a la empresa del Estado, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) misma que había sido aprobada por el Congreso en marzo de 2021.

Claro, como es obvio, como en años anteriores con las nacionalizaciones mencionadas hubo resistencias de naciones extranjeras y de empresas privadas, ahora de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá

Sin embargo ya empiezan a aceptar que “La única salida era la Corte y ahora, habiendo «tumbado» a la LIE, queda solamente la acusación de los permisos, algo que el gobierno pudiera resolver de forma táctica”…“por lo que México tiene mayores fichas para negociar con los estadounidenses.

Este es un paso importantísimo para empezar a arreglar las consultas en el sector energético”, por tanto se reducen las posibilidades de que la disputa llegue a un panel de controversias.

Al respecto el presidente, Andrés López Obrador afirmó: como es conocido la reforma energética del pasado como la de todos los gobiernos neoliberales, modificó las leyes, se reformó la Constitución para darle el mismo tratamiento a las empresas particulares, sobre todo extranjeras, que a la Comisión Federal de Electricidad, incluso hasta más privilegios para empresas particulares, como Iberdrola, algo que nunca había sucedido porque la Comisión Federal de Electricidad es una empresa pública.

Para luego aclarar que se va a impugnar, pero esto demuestra el entreguismo que existe en una parte del Poder Judicial y por eso urge reformarlo, que sea el pueblo el que elija a los jueces, a los magistrados, a los ministros.

Y se va a tener esa oportunidad porque vienen elecciones para reformar el Poder Judicial y que ese poder esté al servicio del pueblo, no al servicio de un grupo minoritario.

Qué razón tenía y la asiste a la fecha al presidente López Mateos, cuando en ese histórico 27 de septiembre de 1960, alertó a todos los mexicanos:

“No se confíen porque en Años futuros algunos Malos Mexicanos identificados con las peores causas del País intentarán por medios sutiles entregar de nuevo el Petróleo y nuestros Recursos a los Inversionistas Extranjeros».

Así debe ser con nuestra industria eléctrica y demás recursos naturales. Su nacionalización por el presidente López Mateo degradada por dos ministros de la Corte.

rgh/tra/lma

*Colaborador de Prensa Latina. Periodista y escritor mexicano, presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas y presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos.

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA
Copy link