miércoles 22 de mayo de 2024
Search
Close this search box.

Una cubana en la Antártida (+Fotos)

Por Orlando Oramas León

Montevideo, 15 abr (Prensa Latina) Roxana Guerrero no pudo imaginar que sería la primera cubana en visitar la Antártida, o al menos la única que fue a ese helado continente a interpretar música y cantar.

 

La joven de 20 años estudió el clarinete en su natal y calurosa provincia de Holguín, en el oriente cubano, y recientemente actuó en el continente que circunda el Polo Sur como parte de la Orquesta Nacional Juvenil del Sodre.

El Sodre es una institución estatal que promueve los espectáculos artísticos y la formación musical en Uruguay, donde ella reside actualmente.

En conversación con Prensa Latina comentó sobre su participación en la grabación de la banda sonora de la serie audiovisual Continente de todos, en homenaje a los 40 años que en diciembre próximo cumple la Base Científica Antártica Artigas (BCAA).

La base Artigas, de Uruguay, fue fundada el 22 de diciembre de 1984 en la isla Rey Jorge en las Shetland del Sur.

Está a unos 100 kilómetros de la península Antártica, a tres mil 012 kilómetros de la ciudad de Montevideo, y a tres mil 104 kilómetros del Polo Sur.

El punto habitado más cercano es la base rusa Bellingshausen y el puerto más próximo Ushuaia (Argentina), la ciudad más austral del planeta, a mil kilómetros de distancia.

La música llevó a la cubana a la Antártida. Ella fue escogida para conformar una selección de la orquesta juvenil bajo la dirección del maestro Ariel Britos y la participación del músico español César Roig, autor de la banda sonora “Continente de todos”

Viajamos en el Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Uruguaya desde Montevideo hasta Punta Arenas en Chile. De allí a la Antártida, contó.

La entrevistada describió la instalación científica uruguaya como un lugar acogedor, conformado por cubículos y contenedores, donde el personal realiza sus actividades y tienen los equipos con los que trabajan día a día.

 

“Está frente al mar, rodeada de montañas nevadas y de rocas sobre las que se levanta para prevenir los movimientos de tierra”, señaló.

Estuvimos dos noches y tres días con el objetivo de hacer un concierto esencialmente uruguayo, que los de la base Artigas disfrutaron mucho y nos acompañaron en el canto, dijo Guerrero

Fue un concierto por la paz y la ciencia e incluyó composiciones icónicas de la cultura de Uruguay como «Ventiscas», «La Cumparsita» o «Mi País», esta última del negro Rubén Rada, detalló.

Y como los uruguayos no cejan en aquello de que Carlos Gardel es de los suyos, nacido en Tacuarembó, pues la despedida tuvo tres canciones del llamado Zorzal Criollo.

Hicimos un concierto bajo techo para la expedición uruguaya y otro en la noche para los integrantes de las bases científicas que en la zona tienen Chile, China y Rusia, que tuvimos la oportunidad de visitar, relató joven música caribeña.

 

“Teníamos el propósito de hacer música a la intemperie, pero las condiciones climáticas no lo favorecían.

Pese al verano austral, la temperatura era de alredor de 10 grados bajo cero, lo cual incluso entrañaba peligros para los instrumentos musicales.

En tales condiciones tocamos el fragmento de una obra, cual homenaje a la naturaleza, apuntó.

En la Antártida Roxana Guerrero deleitó con el clarinete y también con su voz. “El autor de

Continente para todos le pidió que cantara el tema musical de la serie homónima.

Una cubana sumaba su impronta en un concierto catalogado aquí como histórico.

Como colofón, me cuenta, los días que estuvo la orquesta juvenil en aquellos lares, la bandera de Cuba, junto a otras, estuvo izada en la Base Artigas.

jf/ool

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA
Copy link