domingo 14 de abril de 2024
Search
Close this search box.

Panamá-Cuba, hermandad fortalecida (+Fotos)

David, Panamá (Prensa Latina) Dos días bastaron en la occidental ciudad de Boquete, en la provincia de Chiriquí, para ratificar la solidez de la hermandad que une a los pueblos de Panamá y Cuba, coincidieron varios integrantes de movimientos fraternales con la isla.

Por Mario Hubert Garrido

Corresponsal jefe en Panamá

La cuna de la Feria de las Flores y el Café esta vez se sintió privilegiada con la presencia de decenas de integrantes de la Coordinadora de Solidaridad con la mayor de las Antillas, que con esfuerzo propio viajaron desde apartados rincones del país istmeño para mostrar su compromiso con la obra de la Revolución de 1959 y, sobre todo, con sus actuales desafíos.

 panama-cuba-hermandad-fortalecida

Para el doctor Manuel Pardo, responsable del capítulo provincial en Chiriquí, el XXIV Encuentro Nacional de Solidaridad con Cuba, con sesiones en el Centro Franciscano 16 y 17 de febrero, sobrepasó toda expectativa pues a los modestos aportes organizativos se sumaron iniciativas, resoluciones, intercambios informales y metas nuevas e innovadoras en la noble tarea.

Dedicar la cita al aniversario 171 del natalicio del Héroe Nacional de la isla, José Martí, opinó, fue también un recordatorio que estos sentimientos tienen raíces profundas, como lo expresó el escritor Guillermo Castro desde el mismo acto inaugural.

El destacado analista y estudioso de la obra martiana rememoró que la historia de la solidaridad entre ambos pueblos viene desde el fundador del Partido Revolucionario Cubano y sus alertas tempranas sobre las reales intenciones de Estados Unidos de apoderarse de la región.

Recordó importantes escritos de Martí como El alma de la revolución y el deber de Cuba en América (1894), y el Manifiesto de Montecristi (1895), cuando se refirió a la responsabilidad de la isla con las luchas libertarias del continente.

Para Pardo, la impronta del autor de los Versos Sencillos marcó cada paso del evento cuyo propósito fue también promover y dar a conocer la verdad de lo que acontece en Cuba, una realidad que como regla es manipulada por los grandes medios y los enemigos de su obra humanística.

Por eso, señaló, la información que trasladamos sobre Cuba no puede obviar el criminal bloqueo económico, comercial y financiero que impone Estados Unidos por más de seis décadas a ese heroico pueblo.

Acerca de las motivaciones de todas estas iniciativas, el galeno comentó que están animadas por esa máxima guía de los cubanos, que no dan lo que les sobra, sino comparten lo que tienen, y una muestra es la incondicional colaboración con Panamá en esferas claves como la educación y la salud.

En ese sentido, alabó la presencia en 2020 y 2021 en Chiriquí, la capital del istmo y en La Chorrera, de integrantes de la Brigada Médica Internacional “Henry Reeve”, quienes en el momento más álgido de la Covid-19 y ante el casi colapso del sistema sanitario local, ayudaron a salvar vidas.

Otro ejemplo, dijo, son los actuales galenos de comunidades indígenas como Guna Yala y Ngäbe Bugle, que fueron a la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas de La Habana y gracias a esos conocimientos hoy pueden servir algunos en sus comunidades de origen y otros en el sector privado, debido a limitaciones y obstáculos gubernamentales.

Fundamentados en el internacionalismo, dijo, también en el campo de la educación el método cubano Yo sí puedo ha permitido que iletrados de los sectores vulnerables y de menos recursos aprendieran a leer y a escribir.

En reciprocidad, un momento emotivo del encuentro fue la incorporación oficial a la organización de integrantes de la comarca Ngäbe Bugle, quienes ratificaron su compromiso de respaldar la noble obra de la Revolución triunfante de 1959.

FARO DE RESISTENCIA

El XXIV Encuentro Nacional resaltó el ejemplo de Cuba como faro de resistencia y lealtad a la autodeterminación.

Durante sus deliberaciones, que contaron con la asistencia del embajador de Cuba en Panamá, Víctor Cairo, al frente de una comitiva de esa legación diplomática, los delegados repudiaron la política intervencionista de los sucesivos gobiernos estadounidenses, el bloqueo económico, comercial y financiero contra la isla.

Se refirieron en particular a la actual administración de Joe Biden, quien mantiene intactas las acciones de mayor hostilidad de esa medida de carácter extraterritorial.

En la Declaración Final, en una de sus principales resoluciones, se señala que el cerco entraña una conducta genocida y pretende generar aislamiento, asfixia y la inmovilidad de Cuba, con el perverso propósito de producir consecuencias graves que impacten la cotidianidad de cada familia, en el sector de la economía y en el desarrollo social.

Aboga por una solidaridad de nuevo tipo, adecuada a los tiempos actuales, y que apunta a generar desde el seno del movimiento solidario proyectos socioeconómicos que favorezcan el bienestar de la población del país caribeño.

También alerta sobre el carácter extraterritorial del bloqueo, el cual se amplía con total impunidad, en franca violación del Derecho Internacional y se acrecienta con presiones extraordinarias que se manifiestan en el sector financiero, industrial, la prestación de servicios, la escasez de alimentos, medicinas, insumos médicos y el deterioro del nivel de consumo y bienestar de ese pueblo.

CONTRA EL TERRORISMO

A partir de una de las intervenciones en el evento, de la vicepresidenta del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos Noemi Rabassa, que invitó a sumarse a la campaña internacional “Cuba vive y resiste”, se diseñaron acciones para buscar nuevas firmas de respaldo a la solicitud a la Casa Blanca de sacar a la isla de la espuria lista de naciones patrocinadoras del terrorismo.

Varios delegados como Aníbal Lara, de Veraguas; Javier Medina, de Panamá; y el colonense Gilberto Cholo García, repudiaron la doble moral de la potencia norteña contra un pueblo que ha sido víctima del terrorismo y lo que realmente brinda es salud, educación y deportes a las naciones amigas donde está presente su incondicional cooperación.

Una de las resoluciones del evento instó a incrementar acciones de conjunto con la Asociación Martiana de Cubanos Residentes en Panamá para demandar al Departamento de Estado sobre la exclusión de Cuba de forma inmediata de la ilegal, unilateral y antiética lista de Estados patrocinadores del terrorismo.

Esa irracional medida y sin fundamento, según el texto, entraña graves daños humanos, sociales y económicos que sufre la familia cubana.

Otro de los documentos aprobados en la plenaria sustenta el reclamo de la devolución del territorio de Guantánamo, ocupado ilegalmente por el gobierno de los Estados Unidos a través de una de las bases militares más antiguas en América Latina y el Caribe, contra la voluntad del pueblo de Cuba y en clara violación de su soberanía.

De otra parte, la Coordinadora adelantó que en este 2024 se deben intensificar iniciativas que favorezcan proyectos socioeconómicos para un mayor desarrollo de la isla, al tiempo que robustecen sus estructuras con jóvenes, originarios y egresados en centros cubanos de enseñanza, entre otros desafíos.

 panama-cuba-hermandad-fortalecida

Otro pronunciamiento fue mantener un acompañamiento activo en la cruzada mediática que enfrenta Cuba desde los nodos comunicacionales y de inteligencia de la Casa Blanca, donde se articulan campañas para construir una realidad tergiversada, alentar el descontento y minimizar los esfuerzos hacia el bienestar de la sociedad.

Los delegados acordaron además celebrar en febrero de 2025 el XXV Encuentro Nacional de Solidaridad con Cuba en la región de Azuero, provincia Los Santos.

arb/ga

MINUTO A MINUTO
relacionadas
EDICIONES PRENSA LATINA